Feeds:
Entradas
Comentarios

"Monchi" Tapia celebrando un gol en 1994 contra Colo-Colo

La década de los noventa supuso la segunda época dorada para el fútbol chileno. Zamorano en Real Madrid e Internacional de Milán, Marcelos Salas en Parma y Lazio, fueron los máximos exponentes de esa escuadra que sorprendió al mundo entero en Francia 98 por la furia y fuerza que desplegaban sobre el terreno de juego. Ramón “Monchi” Tapia, era el delantero de Unión Española por aquella época. La existencia de estos dos grandes delanteros impidió a Monchi debutar la nacional. Hoy, este ex jugador, nos expone sus sensaciones sobre el fútbol chileno.

¿Qué le parece el grupo que le ha tocado a la selección chilena en el Mundial de Suráfrica?

Sin duda será un grupo disputado, principalmente por la segunda plaza, ya que España es la actual campeona de Europa y una de la máximas favoritas.

¿Ve a Chile con posibilidades de pasar de ronda?

Sin duda alguna. Con Bielsa y el sistema táctico que ha incluido tenemos muchísimas posibilidades de pasar el grupo, incluso como primeros.

Hablando de Bielsa, ¿que le parece su trabajo al frente de La Roja?

Desde luego parece un milagro, sobre todo después de la trayectoria de la selección en los últimos años, con el escándalo de la Copa América y todo eso. Ha sabido recuperar a jugadores muy díscolos y colocarlos como terceros en la fase de clasificación. Y lo más importante, ganando a Argentina con clase.

¿Estará este equipo a la altura del equipo de Francia 1998?

Es difícil comparar a ambos. El fútbol de ambos equipos es muy diferente. Los jugadores referencia también. Hace diez años la velocidad de los delanteros era lo que maracaba la diferencia. Ahora es la disposición táctica y la zaga lo que hace tan fuerte a la selección. Además, la garra de la selección de Francia era inigualable (vídeo 2´12´´)..

Usted sonó para la selección, incluso poco antes de la disputa del mundial, ¿cómo llevó la ausencia de internacionalidades en su carrera?

Fue duro no ser llamado nunca por la nacional. Pero estoy agradecido al fútbol por la oportunidad que me brindó de disfrutar de algo tan lindo. El puesto de delantero es como el de portero: tienes que ser el mejor para jugar. Y en mi caso tuve a dos fieras delante mío que me imposibilataron debutar…¡c´est la víe!

¿Son Salas y Zamorano la mejor dupla atacante de la historia del fútbol chileno?

Por separado tal vez tenga mis dudas, pero juntos formaban una de las parejas con mayor capacidad goleadora de la historia, y de Chile, seguro.

Usted militó en Unión Española, ¿cómo ve a su ex equipo?

No pasa por sus mejores. Para que se haga una idea es una especie de Atlético de Madrid en versión latinoamericana. Su pasado es más glorioso que su presente, y seguramente que su pasado. Eso lastra mucho a un equipo.

Evidentemente la punta será en lo que más se fije usted, ¿como ve a los actuales arietes de la UE?

Es importante decir que lo mejor de Chile está fuera de aquí. Hoy cualquier chabalote medio bueno es llevado rápidamente a Europa o a ligas sudaméricanas más potentes como la mexicana, la brasileña o la argentina. Estévez y Neira están mayores y deberian dejar paso a chicos como Altamirano o Aravena, que encima son muchachos de la casa, que sienten los colores.

¿Cómo ve a la Unión esta temporada?

El séptimo puesto no es un resultado a la altura de la historia del club, pero UE se quedó muy atrás y ahora está lejos de los puestos de cabeza, sin hablar de América…

Anuncios

Los charrúas, último equipo en clasificarse para el mundial, vencieron en una eliminatoria en la que mostraron más orden y cabeza que en duelos pasados. Costa Rica no pudo con un equipo bien organizado. Con los celestes, todos los campeones mundialistas estarán en Sudáfrica.

El "Loco" Abreu celebrando el gol charrúa el pasado miércoles. AP.

El último repechaje para clasificarse para el mundial ya tiene dueño. Uruguay firmó su pase la pasada semana tras imponerse en el cómputo global de la eliminatoria (2-1) a Costa Rica. La primera piedra en el camino rioplatense hacia el mundial se presentaba en el estadio Ricardo Saprissa de San José, donde Uruguay se impuso por 1-0 con un solitario gol del capitán Diego La Tota Lugano, tras rematar un saque de esquina en el minuto de 22 de la primera tras un córner botado por el delantero del Ajax Luís Suárez.

A partir del gol, Uruguay se replegó y esperó a una Costa Rica encabezada por el delantero del Twente holandés Bryan Ruiz, el cual tomó la iniciativa del equipo costarricense y comenzó a generar fútbol en el medio campo, hasta que en el minuto 43 estuvo cerca de marcar con un remate de cabeza que se fue ligeramente desviado por encima del larguero.

Después del descanso Costa Rica salió con otra mentalidad e imprimió velocidad por el lado derecho con Cristian Bolaños, quien se convirtió en una daga para la defensa celeste. Los visitantes casi marcan el segundo en una jugada al contragolpe que Júnior Díaz despejó casi desde la línea. Pero Uruguay no cambió su libreto. Neutralizó el juego costarricense en el medio campo, Diego Lugano y compañía en la defensa despejaron cualquier intento de pelota aérea y Forlán intentaba orquestar los contragolpes ante un equipo costarricense que arriesgó al máximo, pero que nunca tuvo claridad.

La vuelta en el Centenario de Montevideo fue una continuación del encuentro disputado en San José. Uruguay, contenta con el resultado cosechado en centroamérica, salió al terreno de juego con las claras, principalmente en defensa. Replegado atrás y con Forlán y Suárez lanzando velózmente las contras. Tanto fue así, que en el minuto seis los charrúas ya contaban con un buen número de ocasiones a favor.

En un auténtico alarde de “bombardeo” Uruguay no dejó de colgar balones al área, hasta que en el minuto 70 el Loco Abreu abrió el marcador en un gran testarazo ante la pasividad de la zaga de los pupilos de Simoes. Con la eliminatoria prácticamente resuelta, Uruguay se echó atrás a esperar el pitido final.

Jugadores ticos celebran el tanto infructuososo de Centeno.

Pero el susto no tardaría en llegar tras el gol de Walter Centeno a apenas 10 minutos del final del partido. Pero los celestes supieron aguantar perfectamente y los pupilos de Óscar Washington Tabárez tomaron su billete para el mundial, el decimo de su historia, en el estadio Centenario, justo donde Uruguay ganó su primer mundial hace casi 80 años.

Dos meses sin relacionarse con el fútbol. Esa es la sanción que que la FIFA le ha puesto a El Pelusa por sus más que altisonantes declaraciones tras la victoria contra Uruguay en la última fecha del calendario sudamericano. Y por si fuera poco, el máximo organismo del fútbol mundial también le ha impuesto una multa de 25.ooo francos siuzos (aproximádamente 20.000 dólares) por los insultos que dirigió a los periodistas tras el derbi rioplatense.

Maradona

El Pelusa se lamenta en el banco albiceleste.

Por fin, desde que dejó el fútbol en activo, el mítico de 10 de la albiceleste ha sido reprendido publicamente por una escabrosa situación, en la que decidió meterse el sólo. La FIFA ya no le ha permitido más a Maradona. Su cupo, completo. Y además no hay queja posible del infractor, pues se aprecia mucha benevolencia en la decisión del comité sancionador, ya que ha decidido no sancionarle con partidos (cómo es lo lógico y habitual en estos casos), sino con meses de sanción, que goza del mismo altavoz público pero pierde toda su eficacia como sanción. Barrilete Cósmico, mientras tanto, estará plácidamente en su casa.

De hecho, el único efecto real de la sanción es la pérdida del encuentro que el próximo día 22 de diciembre la albiceleste disputará contra Cataluña en el estreno de Johann Cruyff en el banquillo.

Falso arrepentimiento o verdadera pantomima

Ante esta situación, El Pelusa no ha tenido más que rectificar ante el máximo comité mundial. A pesar de la fuerza de sus declaraciones y la  valentía malentendida de la que hizo gala, Diego no ha tenido más obligación (tras las presiones de Bilardo y Grondona) de disculparse ante el comité, aunque públicamente no lo haya hecho.

Por si fuera poco, la albiceleste perdió y se perdió estrepitosamente contra la campeona de Europa, en un partido en el que cayo derrotada con la misma fórmula con la que se permitió eliminarse Uruguay.

Fútbol feo y aspero, completamente alejado de los cánones actuales, llevando a cabo técnicas y tácticas más propias de un Estudiantes de La Plata de los 60 que de una selección con nombres como Messi, Agüero, Higuaín, Di María… Con un desconocimento absoluto de las necesidades de su equipo y con un exceso de bilardísmo en la receta, es el único míster hasta el momento que ha hecho que estrellas mundiales, reconocidas por aficiones allende fronteras, pasen sin pena ni gloria por la albiceleste. Tanto es así, que el supuesto heroísmo de la fase clasificatoria se ha repartido de la forma más heterogenea posible, con paladines tan dispares como Higuaín (vídeo 45´´) (repescado por aclamación popular en el momento), Palermo (vídeo 1:15) (prejubilado), Bolatti…

España, controló el partido como viene haciendo en las últimos partidos, aplastando en la zona ancha a una paupérrima medular argentina, que sólo pudo aguantar el tipo gracias a la permisividad del señor Alan Kelly, irlandés con más tradición rugbística. Mientras, la zaga y el arco siguen siendo una disposición aletoria y constantemente experimental que se mantiene viva gracias a la intensidad extra y al plus de colocación que ponen insignes bregadores como Heinze o Demichelis.

Demichelis y Ansaldi se lamentan ante celebración española

Demichelis y Ansaldi se lamentan ante celebración española

Argentina se ha mostrado y se muestra, con un entrenador con título cubano, lejos de poderse alzar con el máximo entorchado mundial y con más dudas que nunca. A día de hoy, salvo Mascherano, ningún jugador de la abiceleste parece tener un sitio ya no sólo en el once de partida, sino en todo el plantel. Mientras, el resto de selecciones del continente ya tiene un equipo construido y armado de cara al mundial de Suráfrica. Falta muy poco para la gran cita y mucho por trabajar. Y con sanción de por medio.

Costa Rica y Uruguay se disputarán el último billete del continente que conduce a Sudáfrica. La selección del país caribeño, con el héroe “jamaicano” René Simoes en el banquillo, pretende dar la sorpresa ante unos celestes con la moral hundida.

argentina_uruguay

La Tota volteando a Tévez en el pasado derbi rioplatense. Ligadefutbol.com.

“Se equivocan. No hay que subestimarlo. Es un buen equipo”. Así de prudente se mostró La Tota Lugano, el capitán uruguayo, en una entrevista concedida al medio costarricense nacion.com tras conocer que Costa Rica sería su rival en el repechaje para el Mundial. El encuentro de ida se disputará el proximo 14 de noviembre en el estadio Ricardo Saprissa de San José, mientras que la vuelta se celebrerá en el Centenario de Montevideo el 18 del mismo mes.

Y es que Costa Rica no es un rival fácil como cabría suponer a priori, además de incorporar el handicap añadido de que lleva más participaciones consecutivas en mundiales que la selección celeste. Los ticos llevan presentes en el máximo campeonato mundial desde Corea y Japón 2002, mientras que los charrúas fueron ausentes en la pasada edición de Alemania 2006, tras caer eliminados, precisamente en el repechaje, contra la selección australiana.

Este partido aún está presente en la memoria colectiva de Uruguay, ya que los aussies pasaron contra pronóstico, magistralmente dirigidos por Guus Hiddink. Los socceroos pasaron tras una eliminatoria de lo más disputada. Tras el 1-0 conseguido por los charrúas en Uruguay, los australianos consiguieron empatar la eliminatoria gracias a un gol de de Bresciano (vídeo 1:04), lo que les permitió llegar a los penaltis. Tal vez la concentración, tal vez la presión (de tanto repechajes seguidos) o simplemente el azar, propició que Australia pisara Alemania otra vez para disputar el segundo Mundial en su historia.

uruguay
La selección uruguaya. EFE.
Uruguay, en cambio, volvió con la cabeza más “gacha” que nunca. Zalayeta y Rodríguez fallaron sus lanzamientos (vídeo 7:55) (el segundo, paradójicamente, fue el héroe de la ida) y propiciaron que la afición celeste tuviera que seguir el campeonato de Alemania por la televisión. Y este triste hecho para la historia del norte de la Plata está presente de cara a la disputa del encuentro que dirimirá uno de los últimos billetes que quedan para Sudáfrica.
Mientra tanto, Costa Rica pretende dar una sorpresa similar a la wallaby de 2005. Para colmo, La Tica viene motivada tras una eliminación tan dura como inesperada en el Robert F. Kennedy de Wasingthon, tras el empate logrado por los estadounidenses en el tiempo de descuento (vídeo 3:40) que le daba el pasaporte directo a Honduras, que disputará su segundo campeonato mundial tras su participación en España 82.

Para colmo los ticos llegan con el mítico René Simoes en el banquillo, el hombre que fue capaz de clasificar por primera y única vez en su historia a los jamaicanos “Reggae Boyz” para el Mundial de Francia 98. La eliminatoria tiene demasiada importancia para Uruguay, lo que le puede pasar factura como ya le pasó ante los argentinos. Esperemos que los nervios no nos hagan ver más zancadillas francesas.

2535086w
La Tica celebrando un gol contra EE.UU. Reuters.

Argentina se clasificó para el mundial en un partido gris en el que los uruguayos pusieron más fuerza que juego. Ecuador se quedó fuera ante un impresionante cuadro chileno.

Seis amarillas y dos rojas. Ese fue el resultado final de la contienda entre los eternos rivales rioplatenses. Porque el resultado en sí mismo no tiene importancia sin explicar primero todo el derroche de fuerza y pasión que mostraron uruguayos y argentinos en el Centenario. Y, paradójicamente, fue el que menos pasión le puso, el que fue capaz  de controlar sus instintos el que se hizo con el partido y con el billete directo al mundial.

Tampoco importa el resultado, pues tan solo haría falta ver a un extasiado Maradona (vídeo 22″) al final del encuentro para darse cuenta de lo que realmente significó el partido de ayer. Y fue toda esa tensión liberada al final de la que se acordaran los aficionados en los próximos años. Esa escena, en la que Bilardo y el Pelusa se funden en un abrazo infinito mientras que los jugadores celebran aquello que algunos han decidido calificar como “ni que hubieran ganado un mundial”, supone un cúmulo inigualable de emociones, resultado de una presión insoportable ante una lamentable fase de clasificación que nadie se esperaba.

Diego y Bilardo apasionados tras una fase de clasificación más complicada de lo deseado.
Diego y Bilardo apasionados tras una fase de clasificación más complicada de lo deseado. Foto Olé.
Argentina ya está en el Mundial de Sudáfrica. Pero ahora hay que sopesar bien qué hacer con un conjunto mal dirigido, pero con la legitimidad de los resultados para continuar haciéndolo. Un equipo que no sabe qué hacer ni cuando tiene el balón ni cuando no lo tiene. Un cuadro que ha recurrido a veteranos peleones para sacar el proyecto adelante y que hoy en día consta de  hombres más preparados para un zafarrancho de combate que futbolistas.

Por cierto, el hombre que fue a comprar el billete se llama Mario Bollatti (vídeo 1:46), uno de los cincos con más progresión del continente, propiedad ya del Oporto, aunque cedido en Huracán. Si se molestan en introducir su nombre en Google, verán que hay mucho Bollatti en Facebook…